Los exámenes físicos de rutina te ayudan a conocer tu estado de salud actual

Si bien muchos consideran que un examen físico y los análisis clínicos son una excelente forma de desarrollar una imagen general de la salud de una persona, algunos expertos no están convencidos de que sea necesario que se realicen cada año.

Algunos resultados anormales de la prueba pueden causar preocupación innecesaria.

Interpretación de análisis clínicos - Onmeda.es

En estos y todos los casos lo mejor es platicarlo con tu médico y saber en tu caso concreto cuál es el mejor intervalo de tiempo para realizarte tus exámenes de salud de rutina.

No necesitas prepararte para un examen físico a menos que tu médico solicite un ayuno para un análisis de sangre que deba tener esta característica de ir en ayunas.

Sin embargo, antes de ir a tu examen toma nota de lo siguiente:

  • Cualquier cosa a la que seas alérgico
  • Tus medicamentos actuales
  • Tus síntomas, en caso de que hayas notado algún problema de salud
  • Cualquier resultado reciente en cuanto a tus pruebas de laboratorio
  • Cualquier tarjeta de dispositivo, si tienes un marcapasos u otro dispositivo similar
  • Los nombres, números de teléfono y direcciones de cualquier médico o especialista que estés viendo actualmente
Artículos Médicos | Clínica Hospital San Fernando

Si tienes que comentar algo al médico o al técnico hazlo justo antes de realizarte las pruebas y más aún, si se te ha solicitado una situación especial (por ejemplo un ayuno de 8 horas) y la quebrantas, es mejor reprogramar la cita para que no se vean alteradas las pruebas.

Recuerda que por algo están la indicaciones y es mejor sujetarse a ellas para tu propio beneficio.

Debes preparar algunas preguntas para hacerle a tu médico, como:

  • ¿Qué pruebas de detección se recomiendan para mi edad?
  • ¿Qué vacunas necesito?
  • ¿Hay algo en mi historia familiar que me ponga en riesgo de ciertas condiciones de salud?
  • ¿Qué cambios puedo hacer en mi rutina para mejorar mi salud?

También debes estar preparado para responder algunas de las preguntas de tu médico, que incluyen:

  • ¿Cada cuánto te ejercitas?
  • ¿Fuma, bebe alcohol o usa alguna droga?
  • ¿Cómo es tu dieta?
  • ¿Sientes algún dolor o molestia anormal?
  • ¿Dónde sientes el dolor o la incomodidad?
  • ¿Cómo duermes?

Tu médico puede solicitar una visita de regreso para analizar los resultados de tus análisis clínicos o hacer un seguimiento de los hallazgos de o los exámenes.

El examen físico es una oportunidad para una discusión franca sobre tu salud, tus hábitos y tu futuro. Con la ayuda de tu médico, podrás abordar los signos de posibles problemas y así elaborar con más enfoque un buen plan de salud a seguir.

Los exámenes físicos de rutina, especialmente a medida que envejeces, pueden prevenir muchos problemas de salud potenciales.

También pueden ayudarte a prepararte para cualquier problema que puedas estar en riesgo debido al envejecimiento, los antecedentes familiares o el estilo de vida.

Comunicarte con tu médico en cada examen físico puede ayudarte a aprender más sobre tu cuerpo y lo que debes hacer para mantenerte saludable.